Barcos a motor

Si está pensando en adentrarse en el maravilloso mundo de las embarcaciones a motor, existen aspectos clave que necesita entender sobre este tipo de barcos y sus tipos de motor.

La gran variedad de barcos a motor que existen es directamente proporcional a las distintas demandas de sus compradores. Existen barcos pensados tanto para inmersiones como para cruceros o competiciones. También los hay destinados a la pesca, para explorar estuarios, embarcarse en expediciones remotas o celebrar fiestas a bordo e invitar amigos durante los fines de semana. Además, están pensados para navegar en los distintos estados de la mar, bajo una gran variedad de climas y a partir de  presupuestos muy distintos. Los barcos a motor abarcan todo tipo de experiencias, con barcos desde 3 metros de eslora con un precio de unos cientos de euros, hasta megayates valorados en cientos de millones de euros. Existen algunas directrices, como las de la Directiva de Arte Recreativo, que pueden ayudarle a definir el barco que mejor logra sus objetivos. Entender un poco de cascos, diseños, cubiertas y métodos de propulsión, puede ser muy útil para navegar entre todos los modelos de barcos a motor que hay en el mercado. 

¿Casco de planeo o de desplazamiento?

Los navegantes de recreo deben considerar tres tipos de cascos de embarcaciones: de desplazamiento, de semidesplazamiento o de planeo. Un casco de desplazamiento completo tiene que desplazar su propia masa en el agua para avanzar, por lo tanto, hablamos de embarcaciones diseñados para velocidades lentas. Sin embargo, un casco de planeo es una plataforma con un peso más ligero, mayor potencia relativa y sustentación adicional del flujo de agua sobre sus contornos para deslizarse por la superficie. Quienes buscan una travesía de larga distancia tranquila pero eficiente tienden a decantarse por un casco de desplazamiento, los interesados en deportes rápidos, àgiles y de corta distancia optan por un casco de planeo, y aquellos que quieren los beneficios del desplazamiento pero con un poco de velocidad extra, a menudo se decantan por el semidesplazamiento.

¿Monocasco o catamarán?

Aunque los asequibles costes de construcción y el atractivo aspecto del monocasco han hecho que domine el mercado. Sin embargo, si puede permitirse el gasto inicial y los costes de amarre de un catamarán, verá sus beneficios extraordinarios. Son más estables cuando se encuentran en reposo, más planos en los giros y más fáciles de maniobrar a bajas velocidades en marinas estrechas. También ofrecen más espacio a bordo, una conducción más suave, mayor estabilidad direccional y una eficiencia de combustible muy mejorada. Su efectividad los ha visto crecer comercialmente aunque de momento, su coste y su imagen sedentaria les han restringido en el mercado de ocio.

Un catamarán a motor tiene muchas ventajas.

 

Diseños predefinidos según su uso

El diseño de cualquier embarcación ayuda a optimizar su rendimiento en algunos aspectos, a expensas inevitables de su capacidad en otros, y así como el tipo de casco ofrece muchas pistas sobre la aplicación prevista, el diseño interno ayuda a adaptar un barco a las necesidades de un usuario concreto.

Por ejemplo, aquellos que cuenten con una embarcación abierta, a menudo buscarán maximizar la usabilidad interna por medio de un motor fuera-borda y asientos flexibles. Aquellos que disfrutan de la pesca a bordo suelen buscar un diseño Consola Central (CC) o Walkaround (WA), ya que son embarcaciones que ofrecen al patrón una amplia visión mientras conservan mucho espacio abierto en la cubierta para el movimiento desinhibido de los pescadores. Por otro lado, aquellos que necesitan una mayor variedad de zonas de entretenimiento suelen preferir un crucero con una gran cubierta y flybridge incorporado. Quienes disfrutan del crucero tienden a buscar una clara separación entre la zona de descanso y zona de asientos protegidos con una cocina debidamente equipada. Si le gusta adentrarse en el mar durante todo el año, le gustará que la zona del timón se encuentre totalmente cerrada junto con la economía y fiabilidad del doble motor diesel. Por otro lado, los barcos de tipo playboy de estilo Med ofrecen disfrutar de la combinación de un espacio abierto para tomar el sol en cubierta y el control del clima en un salón cerrado.

Tipos de barcos a motor

Por supuesto que hay muchos barcos que cruzan los límites de los barcos que solemos considerar como normales (como los hydrodeslizadores y una gran cantidad de de buques anfibios y no desplazables) pero los principales barcos a motor se pueden incluir dentro de los siguientes tipos de embarcaciones…

Embarcación auxiliar

Las embarcaciones auxiliares son usadas como apoyo para grandes yates, siendo su principal misión transportar personas y equipaje desde una embarcación madre hasta la orilla del mar y volver. Mientras que una auxiliar de Megayate puede ser algo exótico, para embarcaciones de 9 metros de eslora la auxiliar más común es una embarcación inflable compacta con un modesto motor fueraborda portátil que se puede estibar, desplegar y recuperar con facilidad. Los tenders inflables suelen ser de PVC o Hypalon (PVC  para un peso más ligero y precios más bajos e Hypalon para una mayor durabilidad); y un suelo inflable o rígido (inflable para bajo peso y facilidad de montaje, y rígido para mayor rendimiento).

Moto de agua

Las motos de agua ( Personal Watercraft o jetski en inglés) son una plataforma compacta en la que el tripulante puede navegar de pie o sentado. Son capaces de transportar entre una y tres personas , emplea propulsión a chorro para la arrancada y usa agarraderas estilo manillar, el acelerador se acciona a través de un gatillo para una operación fácil e intuitiva. La aceleración en una moto de agua deportiva y moderna puede ser ferozmente rápida con un grado de empuje y urgencia inigualable en cualquier barco a motor convencional. La interfaz de usuario moderna está bien equipada para ayudarle a aprovechar al máximo el rendimiento con varios medios de maniobra (en el caso de SeaDoo), la opción de una unidad de asiento y consola equipada con suspensión para ayudar a mitigar los impactos.

Lancha tipo bow rider

Como su propio nombre indica se trata de un tipo de lancha con zona de descanso en la proa (bow en inglés). La lancha tipo bow rider es una embarcación con un estilo particularmente rico de formas disponibles. La forma clásica es la del estilo americano familiar, cuenta tanto con asientos en la bañera como con tumbonas en forma de “V” en la proa. La lancha bow rider escandinava refleja la dinámica de navegación cultural de la región, sacrifica los asientos de proa para tener espacio adicional en cubierta, dedicando estos puntos al embarque y paso a través con elevados rieles. En cambio, la plataforma especializada en deportes acuáticos utiliza un diseño típico bow rider aunque con algunos ajustes especiales como un generoso motor intraborda, aletas direccionales, características de lastre mejorado para ayudar a controlar la forma de estela y una gama de complementos específicos que pueden incrementar tanto el precio como la habilidad.

El bow rider es una lancha familiar de paseo.

 

Semirrígidas

Las semirrígidas ( RIBs en inglés) son embarcaciones con el casco rígido y el collar, que delimita el perímetro de la embarcación, hinchable. Originalmente se trataba de un barco diseñado para usos comerciales y transportar cargas pesadas. En cambio, la semirrígida moderna de recreo tiende a constituirse de tubos inflables de menor diámetro, junto con una mayor potencia y una versatilidad de aplicación más amplia. Sin embargo, las semirrigidas siguen siendo las grandes favoritas como patrulleras, embarcaciones de seguridad, auxiliares y plataformas de enseñanza. Mientras las semirrígidas siguen siendo las mejores compañeras en una travesía dura en la mar el  inconveniente clave es la falta de capacidad a bordo tanto por asientos como por espacio de almacenaje.

Barco de pesca deportiva

Desde pesqueros de 5 metros de eslora hasta plataformas dedicadas a la pesca con más de 24 metros de eslora, sillas de pesca y torres de observación, la gran variedad de pesqueros deportivos refleja la apasionada dedicación de los fanáticos de la pesca en todo el mundo. Sin embargo, todos los pesqueros deportivos tienen cosas en común: una manga ancha para tener espacio interno extra y estabilidad en los momentos que la embarcación se encuentra en reposo, una proa generosa con el fin de proteger a los tripulantes del rociado de agua que pueden provocar las olas del mar con un ángulo delantero agudo que ayude a suavizar los impactos y la proa con una forma que tenga la suficiente flotabilidad para ayudar a resistir las bajas velocidades. También se suele tener la conocida Consola Central con profundos bordes de seguridad y un timón central para proporcionar refugio y no quitar espacio de cubierta ni movimiento de los pasajeros. La embarcación cabinada es un gran favorito entre los fanáticos de la pesca, ya que le da al patrón una amplia visión desde el centro del barco, mientras se mantiene el amplio espacio abierto en cubierta que permite a los pescadores tener libertad de movimiento sin obstrucciones.

Cabinadas y cruceros

La diferencia básica entre una cabinada ( Cuddy en inglés), un pequeño crucero deportivo con capacidad de alojamiento para dos personas, y un crucero deportivo, que trae al menos una litera adicional para invitados es, sin duda, el tamaño. Sin embargo, la disposición convencional de cabina abierta y proa cerrada de estas embarcaciones no significa que sea la única opción para ellas. Existen algunos cruceros de popa preciosos en el mercado, donde la cabina principal está posicionada en la parte trasera de la embarcación en lugar de posicionarse en la “V” delantera. Hay una gran cantidad de embarcaciones tradicionales de arrastre de larga distancia y semidesplazamiento, con las partes superiores verticales para maximizar la capacidad interna. Hay algunos famosos modelos Walkaround para todo el año ( del tipo Targa y Sargo) que combinan auténticos cascos marineros con la practicidad necesaria para el marinero y espacios internos compactos pero bien administrados. Sea cual sea la forma que prefiera, debe decidir si le importa más la parte deportiva de la embarcación o la de crucero, ya que el hecho de que la parte de alojamiento sea generosa y el rendimiento brillante, rara vez van de la mano.

Embarcaciones personalizadas de alta gama

A medida que crece el tamaño, la complejidad y las características de un barco a motor, cambian los parámetros. Los yates a motor dan paso a los superyates y estos a los megayates y mientras lo hacen, el buque estándar da paso a la construcción personalizada a medida. La superioridad competitiva es clave para los compradores con mayor poder adquisitivo, como resultado vemos los megayates más extravagantes que ahora pueden ser de mucho más que de 150 metros de eslora y, dependiendo del equipo, más allá de los 400 millones de euros.

Los superyates personalizados se construyen a medida para satisfacer las necesidades de los propietarios.

 

Sobre la propulsión del motor…

En términos náuticos, un motor marino puede venir intraborda o fueraborda. En el caso del intraborda, o bien se asienta justo en la popa, operando a través de un espejo de popa por medio un dentrofueraborda (se encuentra más adelante y opera a través de un eje fijo que sale por la parte inferior del casco), o bien está conectado a un propulsor por hélices. Hélices dirigibles integradas que comprenden transmisión, impulsión y apoyo y sobresalen directamente a través del casco. En cuanto al motor fueraborda, como su propio nombre indica, difiere en que está ubicado más arriba y más atrás, en la parte superior del espejo de popa en sí y como era de esperar, los diversos métodos tienen fortalezas y debilidades muy distintas…

¿Transmisión por eje, por popa o propulsor por hélices?

La transmisión por eje sigue siendo el gran favorito en las embarcaciones deportivas donde un agarre seguro, una tracción central y una distribución equilibrada del peso son cruciales. En el caso de las grandes embarcaciones también sigue estando muy valorado, ya que el poco espacio interior se equilibra con la relativa simplicidad de un eje fijo y un timón que permita direccionar la embarcación. Por supuesto que con este tipo de transmisión se pierde la capacidad de corregir la posición de la embarcación, pero el simple hecho de que el posicionamiento de la masa del motor esté hacia abajo y hacia el centro del casco eso sí, maximiza la comodidad de la conducción del barco. Si las mejoras en la eficiencia de funcionamiento y el espacio interno (sin mencionar la interfaz del joystick realmente intuitiva) del propulsor por hélices acaban sustituyendo a los ejes en cruceros rápidos, donde son lo habitual, es un tema que está generando mucho debate actualmente.

¿Fueraborda para cruceros?

Con la potencia de salida de algunos motores fueraborda, que ahora superan los 400 CV, la elección entre los motores fueraborda y dentro-fueraborda en cruceros deportivos medianos también es un tema de particular interés. Hay quienes siguen fieles a los motores diesel, incluso en barcos relativamente pequeños, debido a las ganancias de eficiencia y la distribución de peso superior. El problema es que se necesita hacer al menos un par de cientos de horas al año para amortizar el precio de compra del carburante por lo que si se obtiene la distribución de peso correcta, el enfoque del motor externo puede ser más asequible. De modo que al liberar el espacio interior, que ocupaba el motor, también puede hacerle ganar en versatilidad, incluso si se trata de cruceros familiares con un tamaño modesto.

Propulsión a chorro

El hecho de que un chorro funcione succionando agua a través de una rejilla de admisión y soplándolo bajo presión a través de una boquilla direccional lo hace inherentemente menos eficiente que una hélice convencional. Sin embargo, tiene varios beneficios que lo hacen particularmente efectivo para una embarcación de ocio. Por ejemplo, la ausencia de una hélice lo hace más seguro para los deportes acuáticos e ideal para operaciones de inmersión en aguas poco profundas. Además, una vez que se acostumbre, la maniobrabilidad le parecerá un placer. También puede ser muy divertido conducir a paso lento y con un simple cubo sobre la boquilla para dirigir el chorro desde adelante hacia atrás (en lugar de una caja de engranajes), un motor a reacción también le da a su motor una vida relativamente fácil.

Opciones eléctricas

Actualmente existen distintas soluciones eléctricas e híbridas, algunas de las cuales van más allá de la sostenibilidad respetuosa con el medio ambiente con el fin de posibilitar una autosostenibilidad relativa y mayor independencia de crucero. El peso modesto, el tamaño compacto y la limpieza inigualable de los fuerabordas eléctricos también los hacen excelentes como motores auxiliares para embarcaciones más grandes y como motores principales para embarcaciones interiores. Cuando un casco está diseñado especialmente para la propulsión eléctrica, los resultados en términos de refinamiento y eficiencia pueden ser verdaderamente asombrosos. Sin embargo, los bancos de baterías pueden ser grandes, pesados y caros, por lo que a pesar de que suelen ser los preferidos para los operadores comerciales que ofrecen horas interminables en sus embarcaciones, la mayoría de los usuarios recreativos continúan viendo la combustión interna como el medio más eficiente de propulsión primaria.